2006-03-10

La Nacion PRO insiste: ¡El Libre Mercado lo arregla todo!

...así que jódase ... el Estado no tiene por qué actuar cuando un sector del mercado incrementa precios injustificadamente. La carne ya es lo suficientemente barata, incluso con los aumentos constantes. Si no le gusta: ¡múdese al Paraguay! ... parece declamar la Nacion Pro desde el púlpito.

"Prohibido Exportar"
http://www.lanacion.com.ar/opinion/nota.asp?nota_id=787394&origen=premium

La suspensión por 180 días de las exportaciones de carne vacuna constituye un durísimo ataque a la producción y una pésima señal para los inversores. Una vez más, el Gobierno ha dado un paso equivocado en su estrategia para contener la inflación, movido por un espíritu populista y demagógico que no se detiene en reflexionar en los daños que decisiones como ésta causan a la economía nacional.
Hello? ¿Qué parte de "180 días" no entendieron, estúpidos?.

¿O acaso debe bancarse el Estado la extorsión de un sector privado que continúa desafiando al gobierno y aumentando los precios locales mientras al mismo tiempo continúan exportando, en detrimento de los consumidores y la población en gral.? ¿Acaso no son uds, sres de La Nacion, los adalides del Libre Mercado, los principales creyentes en la ley de Oferta y Demanda?. ¿No es una regla de oro de la economía que al AUMENTAR LA OFERTA bajan los precios?. Al dejar de exportarse, esas mismas vacas y cortes cárnicos ¿no estarán disponibles para el mercado local? ¿O son vacas que no podemos comer los consumidores argentinos? ¿es que acaso son vacas "sólo para exportación" que sólo hablan inglés y nos causarán indigestión?.

Continúa el periódico opositor de la calle Bouchard:
La medida presidencial -cuyo objetivo es aumentar la oferta para el consumo interno y con ello hacer bajar los precios de la carne- es el final de una serie de decisiones equivocadas para contener el alza del producto,
¿Sería tan amable el editor de La Nacion PRO, de decirles a sus lectores CUAL ES ENTONCES la solución para bajar el precio sin AUMENTAR LA OFERTA con estas medidas y enviar una señal inequívoca a los empresarios del sector?
además de representar una enorme contradicción con el nudo de la política económica oficial que es sostener un dólar alto para beneficiar las exportaciones y, con ello, obtener más ingresos fiscales por las retenciones.
No es ninguna contradicción, Sr. Editor. El dolar alto recreó la industria y el agro. Gracias a esta política tenemos el crecimiento inédico, histórico y continuado que hemos disfrutado en los últimos 3 años, al igual que el record superavit fiscal que permite al Estado volver a poder pensar en políticas públicas de largo plazo, MAL QUE LE PESE a talibanes creyentes en el "estado inexistente" como el sr. Solanet.

Gracias al "uno a uno" que uds. aplaudían de pie, se llevó al país a la desindustrialización y los valores más altos de desempleo en la historia. Nunca leí en La Nacion PRO quejas cuando, en 2001, era posible ver en las góndolas de los supermercados, verduras congeladas producidas en la Unión Europea. Tal era el dislate de la convertibilidad, que era más barato importar un vegetal y traerlo refrigerado a través del océano, que sembrarlo y cosecharlo localmente. Eso nunca lo leí en La Nación Pro: lo ví con mis propios ojos en las góndolas de supermercado. Y hoy en día, uds. siguen criticando la política del dolar alto, coincidiendo CASUALMENTE con los deseos de las privatizadas y el sector financiero que desearían incrementar su facturacion en dólares con el mismo ingreso nominal en pesos.
el discurso presidencial que justificó la prohibición es el resabio de pretéritas confrontaciones que inundaron la vida argentina, que parecían superadas. No constituyen la manifestación de un país serio, como pretende el primer mandatario.
Un país serio sería un país donde la industria ganadera y de la carne (en todos sus eslabones) entiende que no puede cobrar a los consumidores locales el mismo precio que tienen sus mercaderías en el mercado internacional. El bajo precio de la carne -y la ausencia de aumentos desmedidos e injustificados- (a no ser que me digan que el alimento de las vacas y el costo de la tierra donde pastan esta dolarizado), debería ser una de las ventajas competitivas de nuestra economía.

Vale la pena recordar que la Argentina tiene el consumo de carne vacuna más alto del mundo y que su precio es, junto con el de Paraguay, el más bajo del planeta.
¿Estamos hablando de precio en dólares (que es irrelevante y engañoso como medida) o de precio en base a porcentaje sobre el salario?. ¿A qué atribuye la dirección de La Nación PRO los injustificados aumentos de precios en el sector?
¿Se corresponden estos con incrementos reales en los costos de producción?

LA NACION PRO no brinda respuesta a ninguna de estas preguntas, solo vociferantes críticas dogmáticas e ideologizadas, en sintonía con los intereses de los empresarios del sector.

¿Cuando gobernará el editor de La Nacion? ¿Por qué no se presenta como candidato el Sr. Escribano, con la propuesta económica del CEMA, Avila, Solanet, y el pleno de la U.Ce.De? si evidentemente los editoriales de La Nación ¡saben siempre lo que DEBERIA o NO DEBERIA haber hecho el gobierno! -siempre despues del hecho consumado, obviamente-.

Hay una frase de Thomas Frank, autor del libro "One Market, under God - Extreme capitalism and market populism" que resume la acitiud de La Nacion: "POPULISMO DE MERCADO". Dice Thomas Frank que estamos ante "una creencia casi mística en los mercados, y un desprecio por el Estado en cualquier forma".

"El 'Populismo de Mercado' y la Muerte de la Democracia Económica"

"El Populismo de Mercado habla apasionadamente de justicia económica pero eleva a los ricos y se olvida de los pobres con una facilidad que no habiamos visto desde la década de 1920. El Populismo de Mercado denigra al elitismo mientras al mismo tiempo convierte a los directivos empresarios, como clase social ,en la más acaudalada 'elite' de todos los tiempos. Esta ideología deplora las jerarquías mientras hace de las corporaciones las instituciones más poderosas sobre la Tierra. Saluda efusivamente el "poder de decisión" del individuo mientras al mismo tiempo tilda a quienes usan ese poder individual para cuestionar los mercados como 'robots descerebrados', sin capacidad de pensar".

Sólo me viene a la mente la carta del periodista y escritor Rodolfo Walsh a la Junta Militar, antes de su desaparición y asesinato. Notablemente La Nación no se quejaba por entonces:

"la política económica de esa Junta sólo reconoce como beneficiarios a la vieja oligarquía ganadera, la nueva oligarquía especuladora y un grupo selecto de monopolios internacionales encabezados por la ITT, la Esso, las automotrices, la U.S.Steel, la Siemens, al que están ligados personalmente el ministro Martínez de Hoz y todos los miembros de su gabinete".

"Un aumento del 722% en los precios de la producción animal en 1976 define la magnitud de la restauración oligárquica emprendida por Martínez de Hoz en consonancia con el credo de la Sociedad Rural expuesto por su presidente Celedonio Pereda: "Llena de asombro que ciertos grupos pequeños pero activos sigan insistiendo en que los alimentos deben ser baratos"





No hay comentarios.: