2008-05-25

El Campo secuestró la escarapela para sumar mediáticamente más adeptos de los que tiene


Iba a escribir una larga perorata sobre el "secuestro" de un símbolo patrio como es la escarapela por parte de ese ente abstracto creado por los medios denominado "el campo" (los agropiqueteros sojeros).

¡Pero para qué gastarme si dos personas lo hicieron mucho mejor que yo!. Acá van a mi juicio los párrafos más destacados de dos artículos, uno de Orlando Barone en RosarioNet y LN, y otro de Rubén Dri, prof. de filosofía de la U.B.A.

http://www.rosarionet.com.ar/rnet/opinion/notas.vsp?nid=38797

-----------------------------------------------------------------------------------------------
A mí me sorprende que ahora, por un tema de "retenciones", por una trama de intereses y de ganancia, un grupo de la Sociedad Argentina se apropie simbólicamente de la Argentinidad. Y lo haga para enfrentar al Gobierno Nacional como si se tratara de un Estado enemigo. No se deliren. Tómense un mate.

La sola idea de que la escarapela Argentina sea invocada en la reyerta impositiva es de tal despropósito intelectual que invalida razones. La escarapelización, como decoración de la puesta en escena, no convierte por arte de magia la resistencia empresarial en una patriada gauchesca. No se puede banalizar un símbolo para lucir mejor ante la televisión y los medios. Está bien que las cámaras aticen el histrionismo hasta del agricultor más inexpresivo, pero quienes están en las rutas no son los Gauchos de Güemes ni las Montoneras de Felipe Varela o de Pancho Ramírez. Además, casi todos aquellos Caudillos eran terratenientes.

El Gobierno debería descender de las nubes o de los cerros de Ubeda. Salir del soliloquio que onaniza su discurso y aterrizar, aunque sea en Caballito. Pero los del agro bájense un rato del caballo. Exhiban en la televisión las escrituras de los terrenitos que poseen. Muéstrenles a los argentinos pobres el margen de ganancia que tienen. Declaren a los movileros cuántas hectáreas poseen sus chacritas y cuánto vale cada una.

Y si quieren ponerse una escarapela como grupo rebelde no usen la de Argentina. Pónganse una escarapela con una cabeza de novillo o con una plantita de soja.

fuente:
http://www.rosarionet.com.ar/rnet/opinion/notas.vsp?nid=38797


-----------------------------------------------------------------------------------------------

Y ahora la 2da, de este prof. de la U.B.A.:

La lucha actual que diversos sectores contrapuestos de la producción agrícola y ganadera han entablado en contra de la política de retenciones llevada adelante por el Gobierno se expresa como la lucha del campo. Pero ¿qué es el campo? ¿Es el pequeño pedazo de terreno de 11 hectáreas que tenía mi padre y que desapareció bajo las aguas ocasionadas por la represa de Salto Grande? ¿Es la estancia correntina que tiene 11 mil hectáreas? Es la de los terratenientes de la Sociedad Rural que antes se denominaban oligarquía? ¿Por qué la oligarquía dejó de ser tal? ¿Qué es lo que la hizo cambiar?

Si la lucha es la del campo, ¿quién puede oponerse?. Todos defendemos el campo. El problema es que en esta lucha económica y profundamente política astutamente se ha recurrido a un símbolo que, como todo símbolo, recubre las fracturas, las contradicciones, los intereses contrapuestos.

Al aceptar que la lucha es del campo, el Gobierno y, en general, la sociedad han perdido una batalla fundamental, la del lenguaje, que, como se sabe, cambia la realidad, por ser un componente esencial de la misma. Si ahora al campo se le agrega la escarapela y, además, se realiza el tractorazo el 25 de mayo, se ha recurrido a tres símbolos fuertes mediante los cuales se ha logrado unificar un polo de la lucha, el de los productores agrarios, con la totalidad de la sociedad, con la Argentina misma. En consecuencia, quienes están enfrente son antiargentinos, y si están en el Gobierno, "deben renunciar, o hay que renunciarlos." [Fuente: P/12]
-----------------------------------------------------------------------------------------------

por último, mi reflexión final, sin habano grondonesco:

El haber secuestrado la escarapela nacional para una facción tiene otro problema: el mensaje es mentiroso. Cualquiera que se pone la escarapela por el 25 de Mayo pasa inmediatamente a pertenecer a los protestantes camperos "lo quiera o no".

Si se saca una foto en la calle donde se ven 20 personas con la escarapela, los camperos pretenden decirnos que esas 20 personas por llevar la escarapela están a favor de los agropiqueteros, de la sojización, del desabastecimiento que causaron como "arma de lucha" y en contra de las retenciones que permiten moderar los precios internos y que no se disparen exponencialmente en igual medida que los internacionales . Todo eso ... por portar una escarapela.

La verdad, seguramente será distinta a la de la foto, y si paramos y preguntamos a cada una de esas 20 personas por qué lleva la escarapela, seguramente no todos apoyen el reclamo del "campo" o sean "pro-campo" simlpemente por llevar la escarapela. Conclusión, la posición del campo es un "opt-out", como se dicen en la jerga del marketing e internet. Por defecto te incluyo, y si no querés pertenecer al grupo, tenes que "salir" o diferenciarte por vos mismo. Lo cual, en esencia, es una trampa.

Como dijo Barone, "si quieren ponerse una escarapela como grupo rebelde no usen la de Argentina. Pónganse una escarapela con una cabeza de novillo o con una planta de soja".

¡Chan-chan!

FC

3 comentarios:

Raskolnikov dijo...

Está hablando de Angelis...Miguens... Buzzi...

SI ELLOS SON LA PATRIA YO SOY EXTRANJERO

wornaki dijo...

Si la patria es la presidente, yo también soy extranjero...
Ahora, fuera del comentario disonante anterior, me parece que la cosa está en que patria no significa lo mismo para nadie y entonces arrogarse su representación es tan sólo un ataque de necedad. No hay que darle más vueltas.

Matías dijo...

Buenas, no sé como llegué hasta aca, creo que por otros blogs.
Comparto la mayoría de las cosas que leí. Basta de piquetes paquetes. Que se expresen, se manifiesten, pero que no levanten las banderas de la patria ni afirmen que toda la Argentina los apoya; la mayoría votó hace poco.